Escríbenos Te llamamos
Mándanos un mailMándanos un mail
Haz click en:Copiar mailoAbrir mail
Mail copiado
Menu
chat WhatsappTeléfonocómo llegar

LLega: La primavera: ¡la sangre altera ! ... y la temida procesionaria

Publicado: 22 de Marzo de 2019


LA PROCESIONARIA DEL PINO

La procesionaria es un insecto que afecta principalmente a los pinos. Las orugas tienen un periodo activo durante los meses de invierno y el comienzo de la primavera. Los adultos son polillas de color pardo, poco vistosas y de hábitos nocturnos.

Es en la fase oruga cuando más peligro tiene para los humanos y para los animales.

Durante el otoño y el invierno, las orugas se agrupan en colonias en las copas de los árboles, donde forman característicos bolsones blancos que los protegen del frío. Posteriormente, a finales del invierno o principios de la primavera, las orugas descienden de las copas en fila india, asemejando una procesión, y se entierran para pasar a la fase de crisálida (forman un capullo).

Una vez enterrados es cuando se produce la metamorfosis de oruga a mariposa. En verano, la hembra mariposa pone una gran cantidad de huevos en los pinos y, 30 o 40 días después de la puesta, cerca de septiembre, nacen las orugas y empiezan a verse los primeros bolsones en los extremos de las ramas. Su apariencia es similar a la de un algodón de azúcar.

Muchos se preguntan cuál es el sentido de la existencia de estos insectos. Pues bien, también existen depredadores pájaros, hormigas, avispas, murciélagos y algunos coleópteros e, incluso, algunas bacterias y hongos que se alimentan de las crisálidas enterradas, manteniendo su población a raya.

CÓMO ACTUAR CUANDO PASEAMOS CON NUESTROS PERROS POR ZONAS CON PINOS EN ÉPOCA DE ORUGAS:

-       Siempre que paseemos con nuestro perro por zonas con pinos o próximas a los mismos, sobre todo si hace brisa o viento, debemos vigilar el suelo.

-       Hay que intentar llevar al animal con la correa, para que no se nos despiste, ya que siempre se adelantan y llegan antes que nosotros a todos los rincones “interesantes”.

-       Llévalo con bozal y vigila su comportamiento.

CONTROL EN CASA, SI VIVIMOS EN EL CAMPO:

-       Si en tu jardín hay pinos con bolsones, elimínalos.

-       Elimina las puestas de huevos en las ramas.

-       Coloca barreras físicas en los troncos para impedir el descenso de las orugas.

-       No se debe lanzar objetos contra las bolsas o varearlas ya que esto provoca la dispersión de las orugas y los pelos por todo el medio.

-       Aplica métodos químicos, mediante insecticidas, para controlar la fase de oruga. Solo con productos autorizados.

-       Instala trampas de feromonas para capturar a los machos, evitando su apareamiento y reduciendo así el número de puestas.

La combinación de todos ellos, sobre todo respetando a sus depredadores y parásitos, hará que se produzcan menos casos.

-       Si nuestras mascotas son gatos, aunque por su naturaleza no tienden a prestar especial atención a la procesionaria del pino, deberemos vigilar el perímetro del suelo de las fincas y jardines en los que haya pinos e igualmente tomar las medidas anteriormente mencionadas.

QUÉ PODRÍAMOS OBSERVAR SI NUESTRO PERRO O GATO ENTRA EN CONTACTO CON LAS ORUGAS O SUS PELOS:

Dependiendo del tipo de contacto se producirá distinta sintomatología:

-       Enrojecimiento de los ojos con mucho lagrimeo por contacto con los pelos sueltos en el aire.

-       Hinchazón de la trufa, mucosidad y escozor, por aspirarlos del suelo.

-       Hinchazón y enrojecimiento de las manos o los pies.

-       Nerviosismo, babeo excesivo, rascado de la cara y ojos con las patas o contra el suelo.

-       Vómito, color azulado de los labios y lengua y dificultad respiratoria pueden presentarse por la reacción alérgica.

-       Lesiones en lengua, boca y aparato digestivo, por lamido o ingestión, que son las más comunes.

-       La muerte puede ocurrir por anafilaxia o debido a las graves lesiones en el tubo digestivo. Puede producirse necrosis de parte de la lengua y si la infección llega a la laringe puede morirse por asfixia. 

QUÉ HACER UN PERRO O GATO CONTACTA DE ALGUNA MANERA CON LAS ORUGAS:

Si, por desgracia, nuestra mascota contacta de alguna manera con las orugas deberemos:

-       Acudir al veterinario de forma urgente. La rapidez en aplicar el tratamiento médico será fundamental en la evolución de los daños y para la supervivencia del animal.

-       Se puede lavar la boca o la zona afectada con agua templada a presión, mediante una manguera o grifo, pero no hay que frotar la zona, ya que se romperían las ampollas con toxina que aún queden enteras.

-       No provocar el vómito.

-       Bajo ningún concepto se debe medicar al animal sin la supervisión o la indicación de un veterinario.

-       También es recomendable alertar a las autoridades municipales si has visto procesionarias en algún parque o jardín urbano. Llama a la policía municipal, a la guardia urbana, al departamento de medio ambiente de tu ayuntamiento...

MUCHO CUIDADO… ¡Y FELIZ PRIMAVERA!

"Los expertos recomiendan evitar el contacto con esta oruga a toda costa, pues puede hacer enfermar de gravedad a quien las toque".

En la clínica veterinaria Jeremías ya estamos empezando a recibir los primeros casos. Tener precaución y seguir estos consejos fáciles, para evitar tener que visitarnos por estos motivos tan poco deseables.”





haz clic para copiar mailmail copiado